notoolate - espacio de salud y ocio

phone_number
 
 
 
 
 
 
Sección actual: Divertirse Viajes París
 
 

París

Paris_1La ciudad del amor, bañada por el río sena, es sin duda el destino turístico por excelencia. Es el lugar que todo el mundo debería visitar al menos una vez en su vida. Después, una vez visitada, uno se da cuenta de que es necesario volver.

Es Paris una ciudad que invita al paseo. Posiblemente es la ciudad más bella del mundo.

El símbolo e icono parisino por excelencia es la Torre Eiffel. Construida en 1889 para la Exposición Universal, no le faltaron detractores en sus inicios que no acababan de ver algo tan moderno y grande en  la ciudad. El tiempo dio la razón a quienes depositaron la confianza en el proyecto. La vista desde lo más alto merece la pena.

Junto a la Torre Eiffel, el Parque Champs du Mars. Se ofrece como el lugar perfecto para tumbarse y disfrutar de la vista de la bella torre. En origen campo de entrenamiento para militares hoy se ha convertido en un lugar magnifico para disfrutar de sus jardines, fuentes y zonas de juegos.

A tiro de piedra,  interesantes museos: El Museo de l'homme dedicado a la evolución del hombre y de la antropología en general, el Museo Gumet dedicado al arte asiático, el Museo del vino, el Museo de arte moderno y el Museo Quai Brany dedicado a la etnología y a las civilizaciones no occidentales.

Si seguimos el curso del río Sena en dirección noreste, nos aproximaremos al comienzo de la famosa Avenida de los Campos Eliseos, famosa por ser el marco deportivo de la ultima etapa del tour de Francia cada vez que llega a la capital parisina y también por ser junto a la Avenida Haussman uno de las zonas comerciales más importantes de la ciudad. Sin embargo si algo identifica a esta avenida es que en el otro extremo aparece el maravilloso Arco del Triunfo de Paris, construido en honor al ejercito francés, su construcción tras muchos avatares duro más de 30 años. Es el segundo monumento más visitado de Paris tras la Torre Eiffel.

El curso del río nos sigue ofreciendo nuevas alternativas culturales como el Museo de Orsay, situado en una antigua estación de tren, que ofrece, desde los 80, obras de Monet, Renoir o Van Gogh entre otros.

A escasos metros el Palais Bourbon en la plaza del mismo nombre y la Opera Garnier, lugar de inspiración para G. Leroux y su "fantasma de la opera" que daría lugar después al musical y la conocida película.

Caminando unos minutos al norte, el Boulevard Haussman nos ofrece un espacio comercial de primera magnitud. Con tiendas de las mejores marcas del mundo y posiblemente los grandes almacenes más glamourosos del planeta: Galerías Lafayette, con más de 20 millones de visitantes al año es la superficie comercial más grande de Europa.

Desde las Galerías Lafayette,  unos pocos pasos en dirección al Sena nos acercan a la  particular Iglesia de la Madeleine, con su aspecto de templo romano, fue inaugurada en 1842, aunque su "llena de vicisitudes" construcción se inició 80 años antes.

Siguiendo nuestro camino hacia el río Sena, eje de cualquier visita a Paris, nos encontramos con la Plaza de la Concordia. El lugar que vio crecer el esplendor de la monarquía francesa y también su declive. En ella se instaló la guillotina que decapito a Luis XVI y Maria Antonieta. Hoy como su nombre indica es un símbolo de paz presidido por un gran obelisco.

Paris_2Continuando el curso del río sena, desde la Plaza de la Concordia  y en dirección al Museo del Louvre, disfrutaremos del jardín más visitado de Francia, el Jardín des Tuileires, casi cinco siglos le contemplan. Fue uno de los primeros jardines públicos del mundo, ya en el siglo XVII se podían encontrar en él kioscos, bancos y aseos públicos. Ha sido renovado en los años 90, y hoy es un lugar donde sentarse es un placer, así como disfrutar de sus fuentes, sus esculturas y pequeños embalses.

Cerca del jardín en dirección opuesta al río encontramos la Plaza Vendome, dedicada a Luis XVI, en ella encontramos bancos, tiendas y joyerías de alto nivel. Junto a la calle St Honore, es el núcleo del prêt a porter y la alta moda francesa.

Al otro extremo del Jardín des Tuileries, una de las joyas culturales del mundo occidental, el Museo del Louvre. No hay palabras para definirlo. Lo mejor visitarlo.

Junto al Museo del Louvre, el Palais Royal, símbolo del lujo parisino fue construido por el cardenal Richelieu en 1624.

Merece la pena desplazarse 1,5 Km., para disfrutar del Centro Georges Pompidou, Centro Nacional de Arte y Cultura, dedicado a la creación moderna y vanguardista.

Dos referentes Parisinos de primer orden se encuentra en una isla en medio del río: La Santa Capilla y la catedral de Notre Dame. 

La Santa Capilla data del Siglo XIII, con más de 600 metros de vidrieras es una de las maravillas de la arquitectura gótica. La flor de lis en sus techos simboliza a la monarquía francesa. Fue el espacio donde se encontraban las reliquias que los reyes franceses iban adquiriendo durante las cruzadas, como la corona de espinas del calvario de Jesús o trozos del Santo Madero. Desgraciadamente fueron perdidas en asaltos posteriores a la ciudad.

La Catedral de Notre Dame, es la iglesia más conocida de Paris y representación máxima del arte gótico. Construida entre los siglos XII y XIV, parte de sus elementos fueron destruidos durante la revolución francesa y muchos de sus tesoros robados. Representa el centro de Paris y en ella se encuentra el punto "0" kilométrico de la carreteras francesas.

Como Londres o Roma, Paris representa un destino maravilloso que todo el mundo debería conocer.

Nunca es tarde para viajar a Paris